globo animado

Historias para no dormir

Tengo un trabajo precioso en el que aprendo cada día. Este trabajo mío me ocupa más de media vida, y es por eso que a veces, mi otra mitad me reclama su espacio. Es complicadísimo conciliar ambas vidas. Tratar de que ambas partes de mí sobrevivan. Por eso, cuando salgo tarde de consulta vuelvo a casa llorando, pensando que no podré ver a mis hijos, que no llegué a tiempo del...

+