globo animado

Atragantamientos

Me levanto con la feliz noticia de que este año en la cabalgata de reyes se repartirán caramelos blandos. ¡Aleluya! Entiendo que ello no significa que vayan a dejar de repartir duros, peor la menos, sé que habrá opciones para los niños más pequeños que no entrañen un riesgo altísimo de atragantamiento.

De este modo y animada por la buena nueva y ya que hoy nos enfrentaremos a uno de estos alimentos peligrosos al ser nochevieja me detengo a hablaros de atragantamientos.

 

Alimentos con 
riesgo de atragantamiento:

  • Frutos secos: terrible y con una altísima incidencia
  • Caramelos duros
  • Palomitas de maíz
  • Aceitunas enteras
  • Jamón serrano
  • Chicles
  • Salchichas
  • Uvas
  • Manzana cruda
  • Zanahoria cruda
  • Cualquier alimento duro con superficie resbaladiza.

Habrá que evitar el consumo de estos alimentos en menores de 5-6 años salvo que se ofrezcan en pequeños trozos, y en el caso de los frutos secos únicamente molidos.

Hablemos de los frutos secos

Yo soy joven (primera verdad del post) y con esto quiero decir que aunque hace años que ejerzo de pediatra no llevo 30 años de profesión a mis espaldas; pues bien, siendo yo joven recuerdo 4 casos de broncoaspiración de frutos secos en niños de entre 2-5 años que precisaron por supuesto ingreso y extracción de cuerpo extraño en quirófano, bajo sedación y con ayuda del fibrobroncoscopio.

¿Qué quiere decir esto?

Que NO SE PUEDEN DAR FRUTOS SECOS ENTEROS A LOS NIÑOS. No se puede, no, aunque sea muy espabilada, aunque la tuya mastique muy bien desde los 8 meses, aunque creas que el caso de tu hijo/nieto/sobrino es especial: NO SE PUEDE.

¿Qué ocurre con los frutos secos?

Los frutos secos, como otros alimentos de iguales características, son pequeños y duros, a menudo se ingieren casi sin masticar, y si mientras lo como estoy saltando, séntadome, riéndome, hablando… es fácil que se «vayan para otro lado».

¿Qué ocurre cuando se van «para oro lado»?

Pues bien, ese otro lado es la vía aérea. En la anatomía por la boca y la faringe pasa tanto lo que va a vía aérea (laringe) como lo que va a vía digestiva (Esófago) por lo cual, puede ocurrir que en la bifurcación, algún cuerpo ingerido pase a a laringe en lugar de a esófago. ¿por qué esto no suele ocurrir? Pues no ocurre porque en general hay una tapita (Epilotis) que cierra la laringe y porque tenemos el reflejo protector de la tos, para que cuando asome un cuerpo ingerido por allí lo expulse de nuevo a vía digestiva. No obstante alimentos como los frutos secos enteros (el que peor fama tiene es el cacahuete, aunque lo he visto con almendras y pistachos también), las palomitas de maíz, los trozos de zanahoria grandes o en general casi cualquier alimento que sea duro y se parta en trocitos es susceptible de colarse a vía aérea.

¿Qué pasa entonces?

El cuerpo extraño atraviesa epiglotis, atraviesa cuerdas vocales laringe y llega a tráquea que se divide en dos bronquios principales, derecho e izquierdo. Con más frecuencia los cuerpos acaban en el lado derecho porque digamos que este bronquio está más en pendiente (algo así como un tobogán) y les es más fácil deslizarse hasta ahí. Pero no suelen quedarse en ese bronquio, la vía va dividiéndose cada vez más en «carreteras» más estrechas, y finalmente, cuando ya no puede seguir circulando porque «atora» la vía, se detienen. Es cierto que por su tamaño muchos quedan en vías de gran calibre pero no es imposible que algunos pasen a vías más pequeñas.

¿Cuáles son las consecuencias?

Se forma un atasco tal, que desde el cuerpo extraño hacia abajo no pasa el aire, es decir, parte de nuestro pulmón no funciona, esto, así de entrada, no suena nada bien.


¿Qué vemos en el niño que ha broncoaspirado?

Primero suele haber un episodio violento de tos (el cuerpo intenta que no ocurra, intenta devolver a vía digestiva el trozo extranjero), después de este episodio todo puede normalizarse, y el niño puede estar asintomático (mientras aun el pulmón no acusa la falta de aire) pasadas unas horas puede iniciar síntomas de dificultad respiratoria: respira rápido, tiene ruidos tipo «pitidos», tos irritativa… Y finalmente si lo dejásemos evolucionar sería fatal. Existen también episodios en los que el atragantamiento es tal que el niño presenta síntomas de dificultad respiratoria recién ocurrido el episodio.

¿Qué ocurre si creo que ha broncoaspirado un fruto seco?

Tocará ir a urgencias. Allí, si el niño está estable, realizarán una exploración. Si la auscultación es patológica (un lado suena bien y en el otro no escucho entrar o salir aire, escucho «pitos» solo en un lado…) parece casi con toda certeza que ha broncoaspirado y el niño será ingresado para extracción del fruto sedado y con un fibrobroncoscopio, que es una cámara que posee también unas pinzas que se deslizará siguiendo el camino que ha seguido el cacahuete o lo que sea hasta llegar a la zona donde está atascado y extraerlo. Esto no es nada sencillo, y no es nada raro que además cuando vamos a cogerlo con las pinzas el fruto seco se fragmente, de modo que podamos extraer solo parte de él y haya que reintervenir para extraer el resto.
Otras veces ocurre que la exploración es normal pero la historia nos sugiere que muy probablemente la aspiración se ha producido. En estos casos solemos realizar un radiografía (el fruto seco no se ve, pero pretendemos ver si esa no aireación de la zona en la que se ha atascado nos deja ya una sombra banca en la placa) e ingresar al niño al menos las primeras 24h. Durante este ingreso se vigila si aparecen o no síntomas de dificultad respiratoria, si la auscultación cambia… si nada de eso ocurre solemos repetir la placa por si ya se viese la mancha blanca. Tanto la aparición de síntomas como la mala aireación pulmonar visible en la placa obligaría a intervenir mediante el fibrobroncospio. Además, y de esto aún no había dicho nada, el fruto seco alojado en pulmones puede ocasionarnos una neumonía por aspiración, por lo que precisaremos de tratamiento antibiótico intravenoso que con suerte nos evitará la infección, pero desgraciadamente, no todos lo casos acaban bien.

Así que… por mu listo que sea el vuestro, NO, él tampoco puede tomar frutos secos enteros.

Compartir:

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable: Marta Garín Montañez
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@dragarinpediatra.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.