globo animado

Patología estival: Gastroenteritis

Imagen de @carmenfagudo

Viviendo al límite

Mi trabajo es un trabajo de riesgo, y lo era muchísimo antes del COVID-19, lo era desde sus inicios y es que prehistóricos o no, los niños nos han pegado guarreridas toda la vida. El primer año de residencia de pediatría es una criba espartana en la que cada mes causamos bajas en nuestras filas por las innumerables enfermedades que nos transmiten nuestros pacientes: faringitis de caballo, enfermedades exantemáticas, gripazos… y lo peor sin duda alguna: Gastroenteritis mortalífica.

Han sido varios cuadros de estos en los que he creído ver la luz y a Janis Joplin al otro lado, sin embrago, acabe superándolo, pero os advierto, al borde del colapso. He vomitado por la ventanilla del coche yendo a trabajar muy temprano y mientras los transeúntes me miraban con ascazo y desaprobación “Menuda fiestaka de adolescente se ha marcado esa mujer” y nada más lejos de la realidad… He llegado al water por milésimas de segundo en el hospital y he tenido que quedarme allí confinada más de una hora sin saber si saldría viva y con el busca sonando…He vomitado en mi vestido nuevo por no vomitar en el coche que me llevaba a casa… He estado sentada en el water y con una palangana en las rodillas pensando que aquello era el fin, y que me encontrarían sola y apestada… Ay dios mío, pienso que voy a morir de forma inminente, y lo que es peor, sola, y aun peor, oliendo a caca y a vómito. Un escenario apocalíptico y desprovisto de todo glamour de hecatombe épica.

Pero ya os digo, que se sobrevive, eso sí, malamente (tras-tras)

Hablemos de la dichosa Gastroenteritis porque ella, sí, ella también, es más frecuente en verano.

Gastroenteritis de verano

  • Es importante mantener la refrigeración correcta de los alimentos y a veces en verano… dejamos fuera de la nevera productos que acabarán contaminñandose siendo el origen de esta diarrea no un virus si no una intoxicación.
  • En verano a veces consumimos productos en puestos callejeros o de vendedores a pie de playa que a veces no han sido manipulados de forma adecuada y puedes estar contaminados.
  • Los bichos viven mucho mejor con el calor y se multiplican más rápido
  • Los baños en piscinas permiten una estupenda transmisión de algunos patógenos a través de restos fecales.

¿Qué es?

Lo primero será entender qué significa gastroentritis
  • La palabra gastroenteritis comporta la unión de gastritis (inflamación del estómago) y enteritis (Inflamación del intestino).
  • De esta forma, en la gastroenteritis tenemos afectado el tracto gastro-intestinal, lo que explica los síntomas que tendremos.
  • La inflamación gástrica provoca normalmente dolor abdominal y vómitos, y la inflamación intestinal provoca también dolor y deposiciones diarreicas.

¿Por qué?

  • En cuanto a por qué se produce, lo más común en niños es que sea secundaria una infección, aunque también hay otras causas raras como por alimentos en mal estado o puede producirse en el contexto de infecciones a otros niveles (infecciones de orina, otitis..). Así la primera idea que debe quedarnos es que la gastroenteritis es en el 90% de los casos una INFECCIÓN.
  • La segunda idea que debemos tener clara es que en su gran mayoría estas infecciones van a ser de origen VIRAL y en muy menor medida bacterianas o parasitarias.
  • Estos dos primeros conceptos INFECCIÓN y VIRAL nos explican por qué con frecuencia asocian fiebre (ya vimos que la fiebre es la manifestación de un proceso infeccioso en la mayoría de los casos), y por qué no tiene un tratamiento específico (viral).

Y aquí un inciso: «Y por qué mi hijo tiene gastroenteritis si yo ya he puesto la vacuna de rotavirus que era para esto mismo»… ay amiga… hay muchos virus que pueden causar una gastroenteritis, no solo el archiconocido rotavirus. Es más, la vacuna de rotavirus confiere una protección temporal, no inmunidad de por vida y es posible tener gastroenteritis pro rotavirus a pesar de que el niño se vacunase en su primera infancia (lactante).

Cuál es el mecanismo que me produce los síntomas

  • Vómitos: el estómago se encuentra irritado, y no es capaz de trabajar de modo normal, por lo que la ingesta de sólidos y a veces también la de líquidos van a provocar un reflejo nauseoso que hará que el contenido gástrico ascienda tras una contracción forzada del estómago por el esófago hasta la boca.
  • Diarrea: De igual forma las «tripas» están inflamadas y se produce una gran aceleración de los movimientos normales del intestino (llamados movimientos peristálticos) que produce dolor, ruidos característicos (suenan las tripas), y ese rápido movimiento condiciona un tránsito fugaz, es decir, la comida pasa por las tripas como por un tobogán de un parque acuático en lugar de en un lento paseo, lo que impide al intestino llevar a cabo las labores de absorción de forma adecuada, y las heces serán frecuentes y muy líquidas, ya que las pobres tripas no han tenido tiempo de absorber el agua y compactar la caca. Esta caca además olerá muy mal, ya veces puede contener lo que llamamos «productos patológicos» como moco o sangre (aquí todos acudiréis al pediatra si veis sangre, eso seguro, pero ya os digo que no es raro observarla en gastroenteritis)

PERDÓNENME LOS ILUSTRADOS EN EL TEMA, PERO ESTO ES UNA EXPLICACIÓN PARAR PAPÁS.

Diagnóstico

  • Pues, como la gran mayoría de los cuadros en medicina el diagnóstico viene dado por la historia clínica. Si contamos un cuadro de vómitos y diarrea, con o sin fiebre, dolor abdominal e inapetencia en un niños en contacto con otros niños o con adultos que puedan haber pasado el mismo cuadro… BINGO!!! y no necesito nada más, no señor, de entrada, no.
  • De esta forma, si la gastroentritis parece responder a características virales, en inicio asumiremos que lo es y no necesitamos ni una muestra de caca, ni una analítica ni nada de nada. Si tras varios días, aparecensíntomas nuevos o bien no se resuelve como esperábamos entonces puede ser que precisemos de alguna prueba complementaria (usualmente empezaremos con análisis de heces). ¡Y esto ocurre poquísimo!
  • Así que idea a grabar: NO SON NECESARIAS PRUEBAS COMPLEMENTARIAS.
  • Solo si el pediatra estima que o bien la duración de la diarrea (más allá de 10 días) o bien los síntomas (fiebre muy alta persistente, mal estado general…) pueden no ser característicos de un cuadro viral solicitará pruebas complementarias. ¿Y qué miramos en la caca? pues buscaremos antígenos virales, parásitos o bacterias, dependiendo de a lo que la historia clínica del paciente nos oriente.

¿Cómo se trata?

Y bueno, si hemos dicho que probablemente mi gastroenteritis sea INFECCIOSA, y además VIRAL, ya sabemos que no existe un tratamiento específico y por tanto nada me va a curar mi gastroenteritis más que le tiempo. Y entonces qué hacemos: tratamiento de sostén. Esto es aliviar la sintomatología del paciente y sobretodo atender las necesidades extraordinarias de líquidos que se producen derivadas de las grandes pérdidas de los mimos ya sea por vómitos o deposiciones diarreicas.

1.Antitérmicos:

Si tengo fiebre (mayor o igual a 38º) entonces usaremos un antitérmicos, en este caso preferentemente apiretal (el ibuprofeno, dalsy, es algo más durillo para el estomago)

2. Líquidos:

Debo reponer las pérdidas que el niño está teniendo. Al vomitar o tener diarrea no solo pierdo agua, pierdo también sales, azúcares… por tanto no debemos reponer las pérdidas solo con agua o la maldita manzanilla. Se deben usar sueros de rehidratacion oral infantiles (suerooral, bioralsuero, recuperation…) y NADA DE AQUIARIUS. A pesar de que algunos pediatras lo recomiendan el aquiarius NO ES UNA BEBIDA APTA PARA LA REHIDRATACIÓN DE UN NIÑO CON GASTROENTERITIS. Y como mi palabra no es ley, ni os pido fe ciega en lo que digo, os lo explico.

Cuando vomito o tengo diarrea pierdo agua, azucares e iones, los iones son el sodio, el potasio, cloro… En las secreciones gastrointestinales lo más abundante es el potasio y en menor medida el sodio, de modo que si tengo gastroenteritis probablemente estaré perdiendo sobretodo potasio.
En el sudor, sin embargo, lo que más hay es sodio y en menor medida el resto de iones. El aquarius es una bebida que nace para reponer pérdidas de un tío que está haciendo deporte, sudando… por lo tanto tiene un alto contenido en sodio y bajo en potasio. Parece claro que lo que mi hijo que tiene gastroentritis necesita es justo lo contrario, ¿no? y a lo mejor, así contado no parece tan grave si doy más o menos sodio o potasio, pero creedme que puede serlo. Desequilibrios graves de estos iones pueden alterar todo el sistema y producir por ejemplo edema cerebral (ahí lo dejo…)

3. Flora intestinal (probióticos):

Esto son bichitos buenos que viven normalmente en nuestro tracto digestivo y que cuando se monta la fiestaka de los malotes que causan la gastroenetritis se van, los perdemos y debemos reponerlos porque parece que cuanto antes repueblen la zona, más pronta será la recuperación de nuestro intestino. Estos son casenbiotic, infloran, bivos…

Flora buena
Flora mala

4. Antieméticos:

  • Los vómitos normalmente duran 24-48h a lo sumo. Cuando acabo de vomitar no debo tomar NADA hasta al menos 30 min después (es que pide agua… que se espere), y lo que se ofrece entonces es suero en pequeñas cantidades (5cc cada 10 min) hasta que tolere. Nunca debo dejarle dar un buche porque vomitará.
  • No existe hoy por hoy un buen medicamento para los vómitos que mandar a casa. Habréis oído hablar del motilium, pero este actúa acelerando el vaciado gástrico para evitar que se vomite, esto, ahora que conocemos qué ocurre en la gastroenteritis no nos interesa… si mis tripas ya van a toda pastilla, no quiero acelerarlas aún más.
  • Sí existe una buena medicación que dar en hospital en caso de que sea necesario, pero os aseguro que la gran mayoría de pacientes tolera sin problemas cuando se respetan los tiempos

 

5. La dieta:

  • Pues la primera respuesta es NADA. Pensemos un momento: si yo estuviese haciendo 5 cacas o más al día, con retortijones y vómitos… ¿qué comería?, la respuesta obvia: NADA. El suero, como dijimos repone algo más que agua y por tanto me mantendrá hidratado mientras el cuadro mejora. ¿Y después, cuando ya tenga hambre? Pues sentido común.
  • La dieta blanda como tal no se indica de forma estricta porque a menudo lo que comporta la dieta blanda no les gusta a nuestros pacientes y no comen (si nunca en la vida jamás me tomo la sopa de pescado, hoy que estoy con diarrea y fiebre y dolor de barriga no esperes que precisamente hoy me apetezca).
  • Así que se recomienda dieta normal con las restricciones normales: nada de fritos, chuches, chocolates, grasas, zumos,.. No vale, «con tal de que coma algo le he dado un donete, o un churro, o un perrito caliente con todos sus aderezos… » (esto son historias verídicas)
Así que: Suero, flora, antitérmicos si hay fiebre y sentido común.

¿Cuándo se acaba esto por diooooo?

Y cuánto puede durar… pues los vómitos usualmente 24-48h y la diarrea algo más. Los pediatras nos empezamos a mosquear a partir de los 7-10 días de diarrea.
Sería bueno consultar en tu pediatra al inicio del cuadro y si persiste después de 7-10 días.

 

Compartir:

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable: Marta Garín Montañez
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@dragarinpediatra.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.