globo animado

Pantallas, la enfermedad emergente

Entrada compleja porque muchos se sentirán señalados, y eso, no vamos a engañarnos, molesta, incomoda y resta simpatías.

 

Los pediatras estamos preocupados por la exposición a pantallas en nuestros pacientes.

Claro está que el mundo ha cambiado, que donde tú jugabas con el barco de playmobil (si tenías mogollón de suerte y los reyes se habían portado genial ese año), tus hijos jugarán a video juegos, a ser youtubers o a hacer vídeos para tiktok; hasta aquí de acuerdo, y de hecho no vamos a pretender que el ocio del niño mayor esté al margen de estas tecnologías porque sería negar la evidencia de un mundo que cambia, porque estaríamos actuando de abuelo cebolleta que niega cualquier bondad excepto las suyas.

 

Dicho esto, y dejando a un lado el niño mayor por la complejidad que tiene analizar el uso de dispositivos y sus riesgos en estas edades, quiero centrarme hoy en el niño menor de 6 años.
Cuidado porque aquí estamos equivocándonos mucho.

Exposición a pantallas en menores de 6 años

Los niños menores de 24 meses no deben exponerse a pantallas.

No, ni siquiera a la televisión

La vida…

Y dios mio que desastre que se ve en las consultas, en la calle, en los restaurantes…
No es raro, cuénteme los compañeros pediatras, que entre en consulta un bebé sentado en el carrito absorbido por la pantalla de un móvil que sujeta entre sus manillas diminutas mientras grita pepa pig, la vaca lola, o cualquier otra droja pa niños. Pero no solo eso, entra y continua dentro de la consulta con el dispositivo onfire mientras tú intentas hacer la entrevista clínica y aún voy más lejos, se sube a la camilla para que lo explores con el móvil apretado a muerte entre los dedos, como Indiana sujetando el santo grial,  y cuando ya no es posible seguir… tachán… el papá o la mamá lo sujetan por él justo enfrente de los ojos… Y mientras nosotros hacemos malabares para lograr valorar al paciente…

¿Pero alguien ve esto normal?

Y me dirán que lo hacen solo en ese momento, que lo hacen para que no llore, que lo hacen para entretenerlo…
Pero no me mientan.
Lo usan en las esperas, lo usan mientras quieren estar tranquilos, lo usan mientras comen en un restaurante, lo usan para tratar de que el niños coma…

 

Lo usan, en suma, para anestesiar al pobre niño, para dejarlo tranquilo y vacío, ajeno al medio que le rodea, a las emociones que eso le generaría y por tanto le estamos hurtando la posibilidad de interacciones con ese medio, de aprender a frustrarse, a aburrirse, a expresarse, a enfadarse…

Pero esto no es una apreciación personal, que también, esto, como todo lo que comparto, esta refrendado por la ciencia… ¿Y qué dice la ciencia?

El abuso de pantallas altera el desarrollo de los niños

Los primero 5 años son vitales para el desarrollo de los niños. El abuso de pantallas va a hacer que pierdan oportunidades de comunicación, de aprendizaje de tareas motoras, de uso de la imaginación…

Hay varios estudios en los que se han comparado niños no expuestos a pantallas con otros que sí lo han estado en áreas como el lenguaje, la cognición, la motricidad, la interacción social y la conducta. Y aunque la mayoría han tomado para su seguimiento niños mayores de 2 años hay alguno que ha tenido en cuenta edades comprendidas entre los 0m y los 2 años. 

 

La conclusión es que la exposición a pantallas va a afectar al desarrollo del niño y que si esto ocurre en edades mayores de 2 años lo esperable es que sea aún más preocupante en niños menores de 24 meses ya que en estos primeros dos años están adquiriendo conocimientos fundamentales fruto de la interacción con el medio y con la familia/tribu.

Como digo, voy a centrarme en esta edades tan vulnerables y más adelante, trataré de hablar de los mayores, de los adolescentes, de los insomnios, de las redes sociales, d ellas adicciones, de la obesidad… ese es un melón demasiado grande.

Vamos a tomar algunos datos de 2 estudios (hay más, pero estos tienen tamaños muestras mayores, es decir, analizan más niños) que hay publicados sobre el uso de pantallas en niños pequeños.

¿Cuánto usan las pantallas?

Estudio 1

Uno de los estudios realizó encuestas a padres de niños con edades comprendidas entre los 0 y los 6 años (preescolares) en EEUU ya analizó la exposición a pantallas.

Ojo que este artículo tiene ya muchos años (es de 2003) y lo previsible es que el uso que se hace hoy día sea mucho mayor, pero lo traigo por ser el primero grande y la primera vez que se manifiesta la preocupación por el uso de pantallas.

Actualmente sabemos muy poco de qué medios están realmente al alcance de los niños menores de 2 años, es decir, cómo aquello a lo que los exponemos a través de las pantallas puede afectarles y en qué medida pueden recibir esa información o no e interaccionar con ella

En este estudio se recoge que:
  • El 100% utilizaba dispositivos con los niños (98%tv, 80% smartphone, 53% tablet)
  • Según este mismo estudio, el 74% los niños menores de 5 años han visto la TV antes de los 2 años de edad
  • Los menores de seis años pasaban casi dos horas al día frente a pantallas. Es casi el mismo tiempo que pasan jugando al aire libre, y tres veces más tiempo del que pasan leyendo o escuchando lo que alguien les lee.
Respecto al uso autónomo que hacen de los dispositivos los menores de 6 años:
  • El 77% enciende por sí solo la tele.
  • El 67% pide ver ciertos programas en particular.
  • El 62% usa el mando a distancia para cambiar de canal.
  • El 71% pide sus videos y DVDs favoritos.
El uso que se le dá

Poco menos de la mitad (45%) de todos los padres dicen que si tienen algo importante que hacer, es muy probable que usen la televisión para ocupar a su hijo mientras terminan su tarea.

En un día típico, aproximadamente8/10  utilicen pantallas (83%).

 

Centrándonos en los menores de 2 años:

El 68% de todos los niños menores de dos años usan pantallas, y  pasan un promedio de dos horas y cinco minutos frente a una pantalla.

El 43% de todos los niños menores de dos años ven televisión todos los días y el (26%) tiene televisión en su dormitorio.

El 74% por ciento de todos los bebés y niños pequeños han visto televisión antes de los dos años.

Cómo influye el contenido
  • 81% dice haber visto a sus hijos imitar comportamientos positivos o agresivos de la televisión (78% positivo v.36% agresivo).
  • En el rango de edad de cuatro a seis El (87%) los han visto imitar comportamientos positivos y casi la mitad (47%) dice haber visto sus los niños imitan comportamientos agresivos de la televisión. La imitación de comportamientos agresivos parece ser más común entre los niños de este grupo de edad que entre las niñas (59% frente a 35%)
Cómo influye la percepción de los padres respecto al uso de pantallas

Los padres que piensan que las pantallas pueden ejercer un efecto positivo sobre sus hijos son más propensos a usarlas. Estos niños pasan más tiempo viendo TV o tablet/smartphones.

Los padres parecen tener mucha fe en los videos educativos, y aproximadamente la mitad (49%) dice que los considera «muy importantes» para el desarrollo intelectual de los niños.

Los límites
  • Los niños cuyos padres tienen reglas sobre cuánto tiempo pueden pasar viendo la televisión consumen 30 min menos al día de media.
  • Los hijos de padres que dicen que siempre hacen cumplir las reglas respecto al uso de pantallas tienen más probabilidades de leer en un día normal (84% frente al 76% de los niños en hogares sin reglas o reglas que no siempre se aplican) y de leer «todos los días». (74% frente al 57%), de pasar más tiempo leyendo (unos ocho minutos más al día) y también de pasar más tiempo jugando al aire libre.

Estudio 2

Realizado en 2017 en EEUU recogiendo datos de más de 1300 niños en 1997 y 443 en 2004.

  • Los menores de tres años pasan 3 horas al día ante una pantalla; en 1997 era 1 hora y 20 minutos
  • El 86% de ese tiempo (2 horas,37 minutos) ven latele y el resto están con un móvil, tableta u otros dispositivos.
  • En el caso de los niños de 3 a 5 años, pasan 2 horas, 33 minutos de promedio diario ante una pantalla. No es mucho mas que 17 años antes (2 horas, 28 minutos). Pero sí ha aumentado mucho su tiempo ante la tele: están el 78% de ese tiempo viéndola: 2 horas, 8 minutos, casi el doble que en 1997 (1 hora, 11 minutos).
  • El uso de móvil y tablet crece rápidamente  y los menores de 9 años lo usaban una media de 48 min al día en 2017
  • Los mayores de 13 años (ya os digo que esto lo veremos otro día) pasan cerca de 7h al día antena pantalla por ocio

Estudio 3

  • Estudo Anibes realizado en España en 2015 señala que los menores de 6 años pasan más de dos horas frente a pantallas

 

¿Cómo afecta al desarrollo?

Otro estudio  analiza edades entre 24-36 meses. Se desarrolló en Canadá en 2019 y recoge datos sobre 2441 niños de esas edades respecto al tiempo medio en horas por semana que permanecían frente a pantallas y se les evaluó en las siguientes áreas: comunicación (por ejemplo si puede formar frases de 4 palabras o nombrar colores o partes del cuerpo), motricidad gruesa (por ejemplo saltar a la pata coja), motricidad fina (por ejemplo insertar cuentas en un cordel), resolución de problemas y personal-social (interacción  y comunicación con otros adultos).

Compararon cómo influía la exposición pantallas  a los 2 años con el desarrollo a los 3 años y paralelamente cómo influía la exposición a pantallas a los 3 años con el desarrollo a los 5 años.

 

El cuestionario incluye 30 elementos puntuados como sí, a veces o aún no en preguntas sobre la capacidad de un niño para realizar una tarea

Un mayor tiempo frente a la pantalla a los 24 meses se asoció con un peor rendimiento en las pruebas de detección del desarrollo a los 36 meses, y de manera similar, un mayor tiempo frente a la pantalla a los 36 meses se asoció con puntuaciones más bajas en las pruebas de detección del desarrollo a los 60 meses. En las áreas señalas.

Esto quiere decir que los niños en los que se empleaban largos tiempos de pantalla hablaban menos, tenían menor destreza motora, les costaba más resolver situaciones simples y mostraban mayor dificultad en la interacción social.

El tiempo de pantalla excesivo se ha asociado con varios resultados negativos, incluidos retrasos cognitivos y un peor rendimiento académico. Este  estudio es el primero en proporcionar evidencia de una asociación direccional entre el tiempo frente a la pantalla y el bajo rendimiento en las pruebas de detección del desarrollo entre niños muy pequeños.

Otros problemas

Problemas de sueño

Niños de 6 a 12 meses que eran expuestos a pantallas durante las últimas horas de la tarde, mostraban significativamente menor duración del sueño.

 

Parece demostrado que la luz azul va a interferir con la liberación de melatonina que es la hormona que nuestro cuerpo produce para inducir al sueño.

En general, estos hallazgos indican que evitar cualquier luz artificial por la noche leyendo solo en material impreso es la mejor estrategia, ya que el uso de un filtro de luz azul solo atenúa ligeramente los efectos negativos inducidos por la luz.

Inatención

El uso de pantallas en preescolares puede precipitar fenómenos de inatención. Se siguen a niños desde el nacimiento

Los niños con más de 2 horas de tiempo frente a la pantalla/día tuvieron un riesgo mayor de cumplir con los criterios para el TDAH (trastorno de deficit de atención e hiperactividad)

Bruxismo

Hablamos del chirriar de dientes tan molesto que ocurre durante el sueño (existe un bruxismo de vigilia que no es el que nos ocupa hoy)

  • Parece que la exposición apantallas especialmente antes de dormir no solo empeora el sueño sino que también desencadena movimientos involuntarios de apertura, cierre y frotamiento de dientes relacionados con un exceso de dopamina.
  • Este exceso de dopamina se ha demostrado que ocurre al exponerte a pantallas o al ingerir grandes cantidades de azúcar, por ejemplo,dos grandes males de la infancia hoy en día.

Obesidad y todos sus males

El abuso de pantallas generará problemas futuros de salud derivados del sedentarismo tales como la obesidad, la diabetes tipo 2, y engendrar el síndrome metabólico.

 

Cuando NUNCA usar pantallas

Pantallas en las comidas

  • No somos conscientes de la comida. Al no prestar atención a la comida es frecuente que no enviemos señales de saciedad al cerebro y que comamos más.
  • También hacen que comamos más rápido, lo que favorece la aerofagia (tragamos mas aire) y peores digestiones.
  • Se ha visto que se buscan alimentos con más sal y más azúcar al no percibir tampoco los sabores igual que lo haríamos si prestásemos atención a la comida.
  • En un estudio se vio que la gente que había comido prestando atención a pantallas no recordaba con exactitud cuánto había comido (número de galletas, por ejemplo) , los ingredientes de lo que había comido y que en una hora su sensación de hambre era mayor .

 

Pantallas en restaurantes

Aparcamos a los niños, los embobamos, los dejamos al margen de todo lo que allí sucede y que puede ser muy enriquecedor.

Ayer veía a una abuela y una tía cenar en un bar y a un bebé de unos 7 meses embobado con vídeos de canciones sin partcipar en absoluto de ese espacio ni tiempo, sin disfrutar ni de su abuela ni de su tía y sin estas disfrutar del bebé.

¿Y si están molestando? Pues también lo padeces… los niños no se aparcan, la crianza es icómoda pero no podemos desconectar al bebé cuando nos venga en gana.

Pantallas en el coche

  • Peligro si la sujetan ellos o no van bien sujetas: El peso de un objeto de unos 500gr se puede llegar a incrementar hasta los 23 kg en un frenazo a 50 km/h y a 75 kg si el frenazo se produce a 90 km/h, lo que equivaldría a un San Bernardo impactando directamente contra alguno de los ocupantes
  • Favorece el mareo (cinetosis)
  • De nuevo los aislamos de lo que ocurre alrededor, los privamos de los estímulo: paisaje, conversaciones… y de nuevo enseñamos que siempre hay que estar permanentemente «entretenidos» no dejamos espacio para aburrirse y crear.

 

¿Y qué hay de cierto en que produce daños en la visión?

Pues lo que se recoge de los estudios ya realizados es que no hay evidencia de que la luz de las pantallas pueda dañar los ojos de los niños.

Lo que sí ocurrirá es que si abusamos de ellas encontremos sequedad ocular, picor, lagrimeo, vista cansada, dolor de cabeza

 

Se recomienda:

  • Usar al menos a 30-50cm de los ojos
  • Hacer descansos si estamos usándola largo tiempo
  • Usar también luz de ambiente; es decir, no estar a oscuras con la pantalla

 

Exposición indirecta a pantallas

Se deriva del uso que se hace de pantallas alrededor del niño y que al final limitan la interacción de este con los adultos y con el entorno.

  • Este estudio comparó la cantidad y calidad del lenguaje que los padres dirigían a sus niños pequeños en presencia y ausencia de televisión de fondo.
  • Los padres  hablaron menos palabras en general, produjeron menos palabras nuevas y construyeron frases más cortas.
  • Los resultados sugieren que la exposición crónica a la televisión de fondo puede ser una influencia negativa para el posterior desarrollo del lenguaje en el niño ya que sabemos que la adquisición de este va a depender en tan medida de las interacciones con los adultos de su entorno.

Parece que 2 de cada 3 niños menores de 6 años vive en casas en los que la tv está encendida mas de la mitad del tiempo de vigilia y un tercio en hogares en los que la tv esta encendida todo el tiempo aunque nadie la esté viendo, en estas casas se leía significativamente menos que en las que había menor tiempo de exposición a pantallas y los niños de estas casas mostraron mayor dificultad en el aprendizaje.

¿Qué dicen los pediatras?

La sociedad americana de pediatría concluye que:

Los niños menores de 5 años que ven televisión pasan menos tiempo en juegos creativos y menos tiempo interactuando con sus padres o hermanos.  

Por cada hora de televisión que un niño menor de 2 años ve solo, pasa 52 minutos más de tiempo al día interactuando con un padre o hermano. Por cada hora de televisión, hay un 9% menos de tiempo entre semana y un 11% menos de tiempo los fines de semana dedicado al juego creativo para un niño menor de 2 años.

  • Lo menores de 24 meses no deben exponerse a pantallas
  • El uso máximo de pantallas (incluída tv) por edades sería el siguiente

  • Es labor del pediatra advertir sobre estas cuestiones ya que solo un 13% de los papás refirieron haber sido informados de esto por su pediatra.
  • Nada de televisión en los dormitorios
  • Responsabilidad sobre la exposición indirecta del niño a pantallas (tv de fondo)
  • Incluso para bebés de tan solo 4 meses de edad, el juego en solitario permite a un niño pensar creativamente, resolver problemas y realizar tareas con una interacción mínima entre los padres. El padre también puede aprender algo en el proceso de darle al niño la oportunidad de entretenerse mientras permanece cerca.

Decálogo de las pantallas para familias de hoy día

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable: Marta Garín Montañez
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@dragarinpediatra.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.