globo animado

Madres recién estrenadas

Imagen otra vez de Vireta

Feliz día de la madre.

Hoy pienso mucho en las madres que se estrenan este año. Las madres que habían leído mil libros, escuchado mil postcast, llenado los armarios diminutos con muselinas de todo tipo, doudous, chupetes ortodónticos, esterilizadores, humidificadores, medallitas de la virgen del rocío, muñecos de ruido blanco, mochilas ergonómicas, pañales ecológicos, arsenal de mustela, aceites de masajes, gorritos con volantes… Que cada una elija su arsenal, yo también he tenido el mío. En vosotras y en mí estoy pensando… ¡Qué distinto todo esto a como una lo imagina!

Y no digo peor, digo distinto, y si tuviera que elegir nunca diría peor, diría mucho más profundo, más inmenso, más importante, más fuerte, más inmutable.

Hoy pienso en vosotras porque algunas apenas lleváis dos meses de madre (si no menos) y os habéis hecho un doctorado en valentía a ritmo acelerado, porque este confinamiento os dejó sin acceso a pediatra y también sin acceso a vuestra propia madre, y sabemos que eso se echa mucho de menos cuando una emprende esta nueva misión de crianza.

¡Los estáis haciendo tan bien! Creo que este encierro ha servido para que las nuevas madres estén más conectadas aún con sus bebés; algo así como una “cancelación de ruido”. No hay visitas, no hay opiniones no pedidas, no hay bombardeo de necesidades creadas… Mi cuerpo y el suyo muy cerca, adheridos, uno.

Madres tan verdad como siempre, pero mucho más empoderadas, madres fuertes, madres seguras, madres de tierra y pájaros, madres conteniendo toda la primavera en sus brazos, guardando celosas las primeras flores para que sus hijos no se pierdan este mayo sobre su pecho.

Sois un cuerpo que brota y regala la certeza de otro mes de abril, la vida imparable.

Madres de la cuarentena tened la certeza que nadie sabe más de vuestro hijo que vosotras, que nadie lo entiende mejor, que nadie podría hacerlo mejor. Y esto, ocurre siempre, con todas las madres, no solo con vosotras que habéis tenido la coyuntura de parir en este tiempo, TODAS somos la mejor madre para nuestros hijos pero a veces el ruido de alrededor no nos deja verlo. Mirad a vuestros recién nacidos sanos y felices, miradlos buscándoos, acunadlos sin que nadie ponga límite, amamantad como vuestra carne os pida, dormid como ambos necesitéis. Ese llanto que nadie interpreta por ti calma en tus brazos, en tu pecho, en tu pelo.

Enhorabuena madres valientes porque estáis siendo una casa firme y segura, porque estáis construyendo un nido al resguardo del miedo, porque junto a vuestra pareja, o solas, si habéis emprendido esta aventura sin ella, tenéis un HOGAR en el que de repente está muy claro qué es lo único que importa.

Bienvenidas a vuestra casa, abrid todas las ventanas, dejad que entre la luz y los pájaros vuelen sobre la cama, llenad las habitaciones de agua, abrid la puerta de la entrada y que el viento agite vuestro mar en calma. Sois una tormenta de verano en continuo estallido, nada más fuerte, nada más desnudo, nada más verdad.

Madres recién estrenadas, felices y asustadas, sabed que vuestro hijo no tiene miedo porque ha encontrado donde asirse.

Gracias por esta promesa de vida, gracias por vuestro cuerpo cubierto de mayo.

¡Enhorabuena madres!

Compartir:

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable: Marta Garín Montañez
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@dragarinpediatra.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.