globo animado

Cumplo 36

 Mañana cumplo 36 años, y este debe ser el cumpleaños más raro de mi vida.

Para los que no me conocen, diré que me encantan las sorpresas, las fiestas de cumple, los regalos… No seré yo quien te diga “Para qué te has molestado” si me traes cualquier detalle en un día así, porque soy consciente de que no solo no te ha molestado si no que te ha gustado regalarme y a mi aún más que me regales. Me hace tremenda ilusión este día, desde siempre y ojalá para siempre.

Ya hace años en los que al reflexionar sobre esta fecha me abruma darme cuenta que ya no soy objeto de ninguna publicidad, de ningún consumismo, no doy el tipo de protagonista de serie ni de peli y más bien quedaría relegada a un papel secundario… Madre madura… o como quieran llamarlo. La realidad es que es «no joven». Y no es que sea vieja, ojo, es solo que no soy joven, o al menos no dentro de los cánones actuales. Los músicos, los poetas, los actores de moda… todos son más jóvenes que yo. Ahora solo me dirigen atenciones para venderme temas relacionados con la maternidad… como si yo ya no estuviese aquí: “Hola, soy Marta, aquí sigo” Así que de alguna manera me doy cuenta de que me echo de menos. De que me he diluido en este papel nuevo que me han otorgado como único, que parece que no queda nada de mí antes de ser mamá. Y oigan, la maternidad es maravillosa, pero quiero creer que ser yo antes de ser madre también tenía mi puntito. ¿Dónde ha ido todo eso que me hacía especial antes? ¿Por qué parece que ya no es visible? ¿Por qué yo no soy capaz de verme?

Supongo que cumplir años durante el confinamiento, con el escenario de soy leyenda como atrezzo y muy lejos de mi deseo de tener una fiesta con amigos me ha hecho ponerme tremendamente existencial.

El caso es que puede que hoy me siento un pelín cotidiana, arrugada, confortable… como un pijama de domingo… y echo de menos el brillo de antes.

Pero ya digo, que quizás no ayuda este escenario.

Ahora, antes de que acabe el día, voy a escapar para encerrarme allí donde pueda tener 20minutos para reconciliarme conmigo y empezar a pensar en qué genial será abrazaros en este mismo jardín en el que hoy os (me) echo de menos.

 

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable: Marta Garín Montañez
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@dragarinpediatra.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.